Durante los últimos 17 años Grant Thornton ha seguido el progreso global, regional y nacional de las mujeres en la alta dirección. En los últimos 12 meses, acontecimientos sin precedentes y excepcionales han tenido un impacto imprevisto y sin parangón en ese progreso.

La pandemia de coronavirus ha impulsado un cambio fundamental en las prácticas laborales de todo el mundo. Ha obligado a millones de personas a adoptar un modelo de trabajo a distancia. Ha sacado a la luz los puntos débiles de las cadenas de suministro. Ha hecho que las empresas evalúen los factores esenciales para su supervivencia y ha subrayado que las empresas medianas son una piedra angular para muchos sectores, fundamental para que las economías sigan funcionando.

Estos cambios sísmicos han tenido, inevitablemente, repercusiones para las mujeres en las empresas, sus perspectivas y los retos a los que se enfrentan en los próximos meses y años. El entorno empresarial está experimentado cambios acelerados, muchos de ellos llamados a convertirse en permanentes, principalmente relacionados con entornos de trabajo más flexibles e híbridos que muchas organizaciones han adoptado en el último año.

circulos-marta-alarcon.png“La pandemia ha puesto de manifiesto que queda mucho por hacer. La gestión de la diversidad y el desarrollo de la carrera profesional de la mujer deben seguir formando parte de la estrategia de las compañías”.

Marta Alarcón, socia de Auditoría de Grant Thornton.

Abrir la puerta a la diversidad

El progreso hacia una mayor diversidad e inclusión, y en particular la paridad de género en la alta dirección ha sido en la última década más lento de lo que debería. Pero como resultado de los trastornos provocados por la pandemia durante el último año, es más posible y más importante que nunca.

Los estudios de investigación de 2020 son definitivos: tanto el empleo como el desarrollo de la carrera de las mujeres se han viso afectados de forma significativa por el coronavirus. Sin embargo, no coinciden en si ha hecho retroceder varios años el movimiento por la igualdad y diversidad de género, o si este periodo excepcional podría ser un trampolín para que más mujeres acceden a puestos de responsabilidad.

 

 

Una ventana de oportunidades

En Grant Thornton creemos que ahora se abre una ventana de oportunidades mediante la cual los líderes empresariales pueden escoger dos vías: acelerar el progreso de sus negocios hacia un futuro más inclusivo o elegir volver a un modelo anterior. Los beneficios de la diversidad a nivel directivo incluyen la mejora de los resultados financieros, el aprovechamiento del talento, el reflejo de las perspectivas del mercado y de los clientes, y el aumento de la innovación. Todo ello ayudará a las empresas a navegar con éxito en estos tiempos de incertidumbre.

Este informe describe la posición de las mujeres en la alta dirección en todo el mundo mientras asistimos a la aparición de un modelo de liderazgo más diverso e inclusivo, y destaca las medidas que los líderes deben tomar para crear un cambio radical en la proporción de puestos de alto nivel ocupados por mujeres.

circulos-isabel-perea.png

“Es alentador ver que, en medio de un año complicado, con confinamientos y dificultades financieras, muchas organizaciones no han frenado el ascenso del talento de la mujer hacia posiciones más relevantes”.

Isabel Perea, socia de Auditoría de Grant Thornton